El sector de las dos ruedas vive uno de sus mejores momentos desde el inicio de la crisis. Prueba de ello, son las 171.304 unidades matriculadas en el 2016 en España, con un crecimiento del 16,1%, respecto al 2015–un dato lejos todavía del objetivo de sostenibilidad, fijado por ANESDOR en 250.000 unidades para nuestro país.

Este crecimiento se sustenta en el esfuerzo comercial de las marcas y fabricantes de motocicletas, pero también en el hecho de que cada vez más ciudadanos eligen la motocicleta como su medio habitual de desplazamiento, sobre todo en las grandes urbes, y debido principalmente a razones de movilidad.